You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Los Domingos Al Sol

publicidad - Banco Santander. Descubre ya la Cuenta 1, 2, 3

La escasa rentabilidad y los cambios regulatorios, preocupaciones de los bancos una vez pasado lo peor

Así lo cree el director adjunto del Servicio de Estudios del Banco Santander, Antonio Cortina, y la directora de estrategia Bancaria del área de Planificación Estratégica de Caixabank, Estel Martín, quienes han intervenido en el primer encuentro “Modelando el sistema bancario español”, organizado por el Consejo General de Economistas y en el que se han analizado los cambios que la crisis ha provocado en la banca.

Cortina ha señalado que, pese a los avances que ha habido, los crecimientos que tuvo el negocio bancario en el periodo 1995-2008 “no los vamos a ver” y ha explicado que el actual entorno de bajos tipos de interés obliga a las entidades a reducir costes y buscar la eficiencia.

Ha explicado que los cambios regulatorios para hacer frente a la crisis han obligado a los bancos a tener parte de sus balances en activos muy seguros, pero que dan poca rentabilidad, y ha explicado que para compensar el peso que suponen los requerimientos que han introducido los mecanismos de estabilidad, los bancos tienen que reducir la red comercial y buscar la “excelencia operativa”.

Antonio Cortina, que ha señalado que en España “el sistema financiero es ahora más resistente que antes de la crisis”, ha dicho que hay que lograr alcanzar más rentabilidad, pues, por mucho que una entidad tenga mucho capital, si no es rentable, no será solvente.

Entre las cuestiones pendientes, Cortina ha citado seguir avanzando en el marco institucional, en el proceso de consolidación de entidades y lograr el cierre del proceso de cambios regulatorios.

Asimismo, ha citado entre los retos que encara el sector la digitalización, que ha dicho que requiere una gran inversión, aunque esta tarea, en la que están inmersas entidades tradicionales y las nuevas ‘fintech’, va a ser difícil que proporcione grandes ventajas competitivas, sobre todo a las primeras.

Cortina ha recordado que las nuevas empresas que están irrumpiendo no están sujetas a la misma regulación que los bancos y, por eso, pueden competir de forma más eficiente en algunos segmentos. No obstante, cree que la digitalización es absolutamente necesaria, pues en unos años los ‘milenials’ van a ser el núcleo del negocio bancario.

Otra “misión” que, en su opinión, tiene la banca es recuperar la confianza de los clientes y la sociedad, algo necesario para lograr una mayor vinculación de sus clientes y de gran importancia, pues son los clientes vinculados los que dejan más rentabilidad.

Antonio Cortina, que ha recordado que el cliente es ahora más exigente y está más informado que antes de la crisis, ha señalado que también hace falta que la Unión Bancaria vaya adelante y ha mostrado su preocupación por lo que pueda ocurrir en los países europeos que próximamente tienen que celebrar elecciones, pues los partidarios de la integración son los que proponen cosas que, aunque necesarias, no son las más “agradables” para los ciudadanos.

También ha dicho que se necesita que el mercado financiero europeo no sólo resida en la banca, sino también en los mercados de capitales.

Por su parte, la directora de Estrategia Bancaria de Caixabank ha manifestado que la crisis “fue un tsunami” para la banca y supuso una “reestructuracion sin precedentes”, aunque todavía las entidades acumulan stocks de morosidad y adjudicados, y la recuperación del crédito “está costando”.

“Ha pasado lo peor, pero todavía quedan muchos retos”, ha añadido Estel Martín, quien ha señalado que “estamos en una fase de recuperación” y ahora lo que hay que intentar es “crear rentabilidad”.

Martín ha afirmado que “es absolutamente lícito que un banco sea rentable, pero sin perder de vista estar cerca de la sociedad” y ha explicado que, en este sentido, Caixabank ha apostado por la capilaridad y proximidad, al tiempo que ha recordado que un 43% de clientes sigue eligiendo a su banco por la proximidad.

“La inclusión financiera es para nosotros muy importante”, ha dicho Estel Martín, que ha recordado que un 90% de la población del país reside en localidades que tienen una oficina de Caixabank, que está presente en el 93% de municipios de más de 5.000 habitantes de España y no ha abandonado poblaciones.

En cuanto a la digitalización, ha recordado que “no todo el mundo es tecnológico o digital” y ha afirmado que hay que tener en cuenta a la gente mayor y a la gente que no es experta en las nuevas tecnologías.

Respecto a la relación con el cliente, ha indicado que la crisis trajo un aumento de la litigiosidad del consumidor con los bancos y ha manifestado que ya nunca se volverá a lo de antes, pues el cliente ahora se atreve más a contestar y es algo lógico, pero ha considerado clave que la sociedad deje de percibir a la banca “como el malo de la película”.

Por su parte, el catedrático de la Universidad Pompeu i Fabra y consejero del Banco de España, Guillem López, que ha hablado del papel de los organismos reguladores y de supervisión en la crisis reciente, ha indicado que en España, en origen, la crisis fue de la economía real y provocada por el modelo económico, aunque luego “contaminó” al sistema financiero, desde el que a su vez rebotó a la economía real.

Ha indicado que las cajas fueron las primeras que cayeron por las dificultades que tenían para captar capital y hubo que hacer una reestructuración porque si se las dejaba caer, a los que se dejaba “colgados” era a ahorradores, no a accionistas.

Guillem López ha dicho que, además, se ha pasado de una etapa en que las interferencias eran horizontales y provenían del ámbito político a otra en que tienen carácter europeo y son técnicas, algo, en su opinión, mucho mejor.

Dentro de todo el proceso de reestructuración de la banca, ha manifestado que el memorando de entendimiento (MOU), que firmó España con las condiciones para acceder a ayudas para rescatar a la banca, “nos cayó del cielo en el momento oportuno”.

No obstante, ha afirmado que “no se han resuelto todos los problemas” y el sector se sigue enfrentando a retos.

En este sentido, ha dicho que hacen falta productos y servicios diseñados para las personas para no alejarse de la función social que tiene el sistema financiero, dentro del cual la intermediación se llegó a convertir en un fin en sí mismo y predomina sobre el contrato relacional con el cliente, con lo que se tergiversó su función original del sistema financiero.

Además, ha manifestado que hay que intentar ajustar la irrupción de las ‘fintech’ a la situación actual, pues sigue existiendo una brecha digital que afecta a la población más envejecida.

Respecto a la actuación de los supervisores, ha señalado que tiene que ser macroprudencial, de forma que alerte de forma temprana de riesgos o indicios de riesgos que puedan afectar al sistema financiero.

Asimismo, ha advertido del problema añadido que ha surgido con el “ruido” procedente de la inspección financiera del Banco de España y ha recordado que sus inspectores no pueden ser como los de finanzas, pues la actividad de supervisión es más colegiada y no puede residir en actos individuales.

Fuente: EFE

Patrick Philippe

Suscríbete gratis al boletín de noticias por WhatsApp - Los Domingos Al SolWhatsApp y/o Telegram - Los Domingos Al SolTelegram:
Envía ALTA al 617 80 30 35
[Teléfono sólo para altas o bajas newsletter]

 

Email - Los Domingos Al Sol Suscríbete gratis por email